Vaya con la madura, no nos imaginábamos que fuese capaz de aceptar nuestra apuesta. La conocimos en un parque...