Apolonia le cuenta a su novio algunas guarrerías que hizo el día anterior con su hermana pequeña, la deliciosa teen conocida como Gina. Potro se excita tanto con el comentario que le pide a su novia que le coma el rabo hasta que aparece la joven Gina que, después de un momento de duda, acepta el ofrecimiento de su hermana que pretende adiestrarla en las artes amatorias.

Te presto a mi novio